skip to Main Content

Un recuerdo: “¡De cara a la pared!”

A algunos nos han castigado en alguna ocasión de cara a la pared. Mi recuerdo de esos momentos no me resulta negativo, más bien al contrario; quizá porque siempre se producía una especie de intimidad espontánea y de complicidad con ese trozo de pared que quedaba justo frente a mí. Una especie de toma de conciencia mirando a la grieta, grano o mancha que estaba Casualmente ahí.

Mirar cara a la pared es apartarse, recogerse, pero no irse; prescindir de la mirada cotidiana para que entre en acción una nueva mirada interior, sin cerrar los ojos ni apartar la vista del mundo exterior.

Quien te pone de cara a la pared quizá pretenda decirte: ¡tú, vete! ¡fuera! ¡quedas excluido!, entonces debes responder: ¡yo no me voy, yo me quedo aquí, aún más aquí que antes!

con juan 007

HECHIZO

Rocío en las paredes

invierno en las ventanas

y el húmedo vapor colgado en las cornisas.

el agua de la tierra eleva sus raíces

y forma paisajes espontáneos.

Mantengo apretados los instintos

y encuadro el resultado

no sea que el instante

se escape del diafragma y pierda perspectiva.

Tan solo el ojo hechizado

observa el despertar entre los muros.

Nuria Antón

La pared padre

La pared siempre ha ofrecido protección al ser humano. Desde el útero materno… La pared, como el Padre, nos da su prohibición al limitarnos nuestro lugar, nos posibilita u obliga a ir hacia lo nuevo…

Sus límites nos propulsan a “nacer”. Cuando de niños nos querían limitar una mala conducta y marcar una nueva dirección se nos ponía de cara a la pared.

Pared como padre maternal, como límite material que nos contiene.

Me gusta pensar que ahora, como adulto, lo que la pared expresa es cosa mía: tomo al padre en mí.

Descubro y creo a la vez la belleza de lo que protege, prohíbe y propulsa. Me sitúo de cara a la Casualidad de los rotos, líquenes, huellas que la pared ha recibido. Sus Casualidades yo las encuentro, yo las genero.

Me sitúo ante la belleza de la pura Casualidad. Cada cual ve, toca, escucha, encuentra, crea su propia Casualidad y la usa, dándole el estatus de alegría, abundancia y belleza.

Back To Top